Quantcast
El tiempo en: Málaga
01/08/2021

A curarse en salud

La familia y el cole

La educación comienza desde pequeños en casa y luego la potencia el colegio, no empieza ni termina cuando toca el timbre del colegio

Publicado: 25/05/2021 ·
10:29
· Actualizado: 25/05/2021 · 10:29
  • Familia y Cole.
Autor

Fernando Arévalo Rosado

Médico. Colaborador en Viva Barbate, Radio Barbate, Portal de Cádiz, SER deportivos, Onda Conil y Canal Sur (Salud al día)

A curarse en salud

Fernando Arévalo Rosado ofrece consejos y actualidad de salud sin jerga médica

VISITAR BLOG

El pasado 15 de mayo fue el Día de la Familia. El término familia viene del latín ‘famulus’ que significa sirviente o esclavo. Nada más lejos de la realidad actual donde la familia la forman los que tienen algún parentesco y, la más allegada, es la que convive con nosotros. En años anteriores la mafia daba una importancia primordial a la familia, realizando crímenes en su nombre y a la vez utilizándola para los chantajes y los favores. Es verdad que muchas veces personas que no tienen ningún parentesco con nosotros acaban siendo nuestra familia porque aparece ese vínculo de amor y complicidad que te hace aflorar esos sentimientos. Amigos que ya han pasado a ser esenciales en tu vida y que estás convencido que harán más que incluso algunos familiares. Ahora las familias no son tan numerosas como antes pero el apego familiar se hace imprescindible.

En la educación no se puede entender la familia sin el colegio, ni el colegio sin la familia. Ambos tienen que participar en la educación y el desarrollo del alumnado. Es verdad que las familias tienen horarios que algunas veces les impide colaborar todo lo que deberían. Cuando digo colaboración no solo me refiero a acudir a las tutorías o entrevistas, también a participar en el Consejo Escolar, AMPA, actividades extraescolares y que exista esa complicidad, confianza y entusiasmo entre familia y profesorado. Tanto es así que, si no existe, podemos estar ante la primera causa de fracaso escolar.

La educación comienza desde pequeños en casa y luego la potencia el colegio, no empieza ni termina cuando toca el timbre del colegio, sino que la familia tiene que ser una continuidad de lo que se ha iniciado. Hoy en día hay familias con un solo padre o madre, abuelos/as que crían a sus nietos/as y distintos tipos de familias. Está bien que el abuelo/a lleve al niño/a al colegio si no podemos nosotros, pero esto no es motivo para olvidar una pregunta: ¿qué tal te ha ido en el cole?

Si queremos la mejor educación para nuestros hijos/as debemos colaborar todo lo posible para que así sea. La escuela es su segunda casa, pero su casa es la primera escuela. Que esa alegría de las familias al verlos salir después de una intensa jornada y su cara de ilusión, sirva de estímulo para saber que la familia tiene que estar implicada en la educación para que hagamos grandes personas con enormes valores. Juntos familia y colegio debemos construir el futuro de los que serán nuestros gobernantes, sanitarios, educadores, operarios, etc... en un mundo mejor.

Eso sí la cara de felicidad del alumnado al salir del colegio y abrazar al familiar como si no hubiera un mañana, contrastará con la satisfacción del deber cumplido del profesorado en la soledad del final de la jornada.

Colegio y familia no podrán nunca caminar solos, de la mano darán los mejores frutos en el árbol de la educación.

COMENTARIOS