Quantcast
El tiempo en: Málaga
22/05/2022  

Málaga

Una banda usaba un mensajero para repartir drogas y eludir los cierres perimetrales

La Guardia Civil ha detenido a 47 personas en la comarca malagueña de la Axarquía, entre los que hay varios menores de edad

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
  • Parte del dinero intervenido por la Guardia Civil.
  • El transporte de droga era mezclado entre los repartos cotidianos de paquetería, no levantaba sospechas y evitaba incluso los cierres perimetrales
  • La investigación llevó a identificar a un segundo grupo criminal que vendía principalmente hachís y marihuana
  • En la operación se han realizado veinticinco registros domiciliarios

Un total de 47 personas han sido detenidas por la Guardia Civil en una operación en la que han sido desarticuladas en la comarca malagueña de la Axarquía tres bandas dedicadas al tráfico de drogas, una de las cuales usaba un mensajero para repartir la sustancia y eludir los cierres perimetrales por la covid-19.

Entre los detenidos, por los presuntos delitos de tráfico de drogas, pertenencia a organización criminal, detención ilegal, lesiones, amenazas, abuso sexual, blanqueo de capitales, contrabando y defraudación de fluido eléctrico, hay varios menores de edad, y han sido investigadas otras tres personas.

La investigación se inició en septiembre de 2020 cuando los agentes tuvieron conocimiento de que una vivienda ubicada en la localidad de Torrox era utilizada para la venta de droga, principalmente de cocaína, ha informado este viernes la Guardia Civil en un comunicado.

Los inquilinos de la vivienda compraban la droga directamente al cabecilla de uno de los grupos desarticulados, el gerente de un club de alterne de la localidad de Vélez-Málaga.

Para ello se valía de uno de los detenidos, que trabajaba en una conocida empresa de paquetería, y usaba su uniforme y su vehículo rotulado de empresa para comprar, transportar y posteriormente volver a vender en pequeñas cantidades la cocaína que ocultaban en paquetes elaborados al efecto.

De esta manera, el transporte de droga era mezclado entre los repartos cotidianos de paquetería, no levantaba sospechas y evitaba incluso los cierres perimetrales establecidos entre localidades con motivo de la pandemia.

La investigación llevó a identificar a un segundo grupo criminal que vendía principalmente hachís y marihuana en la zona.

A varios miembros de este segundo grupo criminal se les imputan los delitos de detención ilegal, lesiones y amenazas por varios “ajustes de cuentas” dirigidos contra miembros de otras organizaciones delictivas.

La tercera organización criminal desarticulada estaba dedicada a la compraventa de grandes cantidades de hachís que transportaban directamente desde Marruecos y que posteriormente manipulaban y empaquetaban con un novedoso sistema.

La droga era picada con una potente máquina trituradora que la mezclaba a su vez con picadura de tabaco, de lo que resultaba una tableta compacta que enviaban a Portugal, Francia e Italia.

En la operación se han realizado veinticinco registros domiciliarios, en los que se han desmantelado dos plantaciones interiores de marihuana e intervenidos 188 kilogramos de hachís y 131 de marihuana, 5.846 gramos de polen de hachís, 600 gramos de aceite de hachís, 726 plantas de marihuana, 108 gramos de cocaína, 21 gramos de MDMA, 1.400 gramos de sustancia de corte y 91 kilogramos de tabaco picado.

También han sido intervenidas seis escopetas, varias armas de fuego simuladas y armas blancas prohibidas, 37.000 euros en metálico y varios vehículos, y se han bloqueado por orden judicial cinco fincas con una extensión de 10,5 hectáreas y seis productos financieros.

TE RECOMENDAMOS