El tiempo en: Málaga
Sábado 13/04/2024  

Málaga

Exclusiva

Lagunillas se vuelca contra el desahucio de una madre con su hijo discapacitado

Desiré, que vive con su hijo down de 10 años y su hija de 18 en un piso del IMV se quedará en la calle si se cumple la amenaza de entregar las llaves el día 18

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Desiré (i), con su hijo y con su madre. -
  • Los vecinos y vecinas recogen firmas para que se le permita seguir en la vivienda municipal donde reside desde hace siete años

María Deseada (Desiré) Santiago García vive desde hace siete años en un modesto piso de una sola habitación de la calle Melgarejo de Lagunillas. Y lo hace, después de un divorcio y de sufrir, en relaciones posteriores, violencia de género, con su hija Yurima de 18 años y con su pequeño  Jordan de 10, ahora además, con la amenaza de tener que entregar antes del día 18 de marzo las llaves del pequeño piso del Instituto Municipal de la Vivienda (que ahora vive con anfgustia porque le reclaman que lo deje libre), donde logró acomodo hace siete años, con si hija entonces de 11 y su pequeño de tres con síndrome de down y un 65% de discapacidad reconocida.

Desiré sobrevive con una ayuda a la dependencia de 450 euros por Jordan y lo que el padre de Yurima aporta tras la separación. No hay más. Ahora, sobrevive en un piso municipal con una sola habitación donde duermen los tres, de la que ha sido conminada a que la abandone, después de vivir el pasado viernes 23 un episodio violentador en el que se intentó su desahucio, según relata a Viva Málaga, y del que lamenta, la situación vivida porque considera que ha sido maltratada con muy malas formas.

Un episodio que no entiende, porque lo único que reclama es un techo, poder seguir en el inmueble en el que ahora, en el barrio dónde tanto el pequeño, que es recogido por un autobús escolar para acudir a un centro de educación especial a rastras con sus serios problemas de salud, como su hija, que está acabando la ESO en el Cánovas, tienen hecha la vida, donde quiere contar con un alquiler social adecuado a sus necesidades que le asegure que en menos de 20 días no se vea en la calle con todo a cuestas.

Asegura que en los siete años que lleva vivienda en el que ahora es su modesto hogar no ha dado ni un problema, pero también, que no sabe qué hará si es desahuciada, porque no quiere montar lío, así de serena se muestra en estos momentos tan difíciles.

Más beligerante y también con altas dosis de desesperación se muestra su madre, Lourdes García, la abuela de Jordan, vecina desde hace más de 60 años de Lagunillas, (vas por la calle con ella y no hay quien no se pare a preguntarle cómo está) que vive la desesperación en forma de llanto diario, de noches sin dormir, porque no quiere ver a su hija y al pequeño en la calle, con lo que necesita de atención médica tras años de operaciones por problemas de corazón, de riñón, de pulmones,  que con diez años aún precisa pañales, que no habla y se comunica por gestos y que no entiende que se vea en esta situación de poder quedarse en la calle.

Lourdes, bailaora, que ha ofrecido, dice, sus clases de baile altruistamente en multitud ocasiones el ayuntamiento, no entiende que sea ahora éste el que pueda dejar a su familia en la calle.

Mientras, en Lagunillas están con ellos, como demuestra la campaña de recogida de firmas iniciada hace tres días y cuyos resultados piensan presentar en el Ayuntamiento de Málaga en busca de algo de humanidad.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN