El tiempo en: Málaga
Sábado 10/04/2021

Escrito en el metro

Coronando el Monte

Un hito que es una atalaya desde la que se aprecia toda la ciudad y su historia

Publicado: 22/03/2021 ·
10:11
· Actualizado: 22/03/2021 · 10:11
Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
  • El Monte Coronado.
Autor

Salvo Tierra

Salvo Tierra es profesor de la UMA donde imparte materias referidas al Medio Ambiente y la Ordenación Territorial

Escrito en el metro

Observaciones de la vida cotidiana en el metro, con la Naturaleza como referencia y su traslación a política, sociedad y economía

VISITAR BLOG
  • Tal vez no sepan que allí les espera Momo, el que fuese un dios hasta que lo condenaran por su crítica acritud
  • Desde hace tiempo la Cofradía de la Ambición ha puesto sus ojos en alicatar las siete colinas de Málaga, oscuro objeto de su insaciable especulación

Málaga posee un monumento natural que la identifica y la une. Un hito que es una atalaya desde la que se aprecia toda la ciudad y su historia, y que a su vez se puede contemplar para orgullo de esa historia desde todos aquellos puntos en donde la supremacía del hormigón no lo evita. El Monte Coronado se yergue sublime, allá en su altura, pero olvidado y dejado mientras proliferan esos desmesurados proyectos que quieren alcanzar cotas por encima de él, ocultándolo a la ciudadanía, por la única ambición de perpetuar en la memoria a aquellos ávidos de incorporase al selecto club del Olimpo de los dioses. Tal vez no sepan que allí les espera Momo, el que fuese un dios hasta que lo condenaran por su crítica acritud. Él les juzgará por sus falaces pretensiones.

Quien suscribe se apoya en un cayado con la ilusión de contemplar desde la cumbre la inmensidad de la Naturaleza, de la ciudad y de tanta historia que trasmiten los hados que aun pululan por tan increíble lugar

A las puertas de la primavera el inquieto Santos Parada organiza una expedición para coronar aquel Monte emblemático. El grupo es una metáfora de las edades del ser humano. Antonio, Naima, Leila y Manuel son jóvenes deseosos de aprender sobre la Naturaleza, y reconforta ver que en su generación hay un futuro mejor. Ascienden por la empinada ladera con esa alegría de ser capaces de culminar grandes proyectos vitales. Jesús Bellido, quien tanto y tan bien enseña de nuestro mar, Pedro Carrillo, el que muestra el poderío de la fe, y José Miguel, para el que cada día es una ilusión en un nuevo proyecto, conforman la triada de una jovial madurez inasequible al desaliento. Quien suscribe se apoya en un cayado con la ilusión de contemplar desde la cumbre la inmensidad de la Naturaleza, de la ciudad y de tanta historia que trasmiten los hados que aun pululan por tan increíble lugar, como aquellos que diezmaron la corona para construir una catedral aceptadamente inacabada.

Desde hace tiempo la Cofradía de la Ambición ha puesto sus ojos en alicatar las siete colinas de Málaga, oscuro objeto de su insaciable especulación. Ahora, una vez más, andamos a vueltas con proyectos por encima de la ronda y pronto veremos de nuevo impresionantes, por falsas, infografías de parques temáticos en las faldas de aquellas colinas. Si no, al tiempo.

COMENTARIOS