Quantcast
El tiempo en: Málaga
Viernes 17/09/2021

Tambucho y Emparrillao

La caja de Pandora

Pandora era portadora de una caja que no tenía que abrir, pero llevada por los mismos deseos de la curiosa e imprudente Eva, abrió la caja...

Publicado: 10/02/2021 ·
13:21
· Actualizado: 10/02/2021 · 13:21
  • La caja de Pandora.
Autor

Manuel Varo Pérez “Ica”

Autor que cantara a su pueblo por carnavales y escribiera parte de su historia en Barbate Información, Trafalgar Información y Viva Barbate

Tambucho y Emparrillao

Narrador empedernido de un paraíso llamado Barbate, donde la naturaleza se distingue por su belleza

VISITAR BLOG

Son muchos los cronistas que a lo largo de la vida han llegado a concretar que existen historias que vuelven a sucederse, sobre todo, aquellas que por su implicación y notoriedad han tenido mayor relevancia e impacto social para la humanidad. Algunos autores para asimilar las relaciones, según sus exposiciones, han empleado el enunciado “la historia se repite”, lógicamente, salvando los tiempos en que acaecieran, lugar de los hechos y el grado cultural de los personajes implicados. Esta se remonta mucho antes de la era cristiana y está considerada como leyenda en la mitología griega.

Lo mismo que se relata en la Sagrada Biblia, que Dios creo a Eva de una costilla de Adán, y que tentada por el diablo mordió la manzana del árbol del bien y del mal cometiendo el pecado original, lo que implicaría para la humanidad ganarse el pan con el sudor de la frente y soportar los males del mundo. Igualmente Zeus (Dios de los dioses), le encargo a Hefesto (Dios del fuego), que modelara a Pandora a imagen y semejanza de los humanos, para vengarse de Prometeo, que había robado el fuego divino. Solo que en vez de la manzana de Eva, causante de tan malos augurios, Pandora era portadora de una caja que no tenía que abrir. Pero llevada por los mismos deseos de la curiosa e imprudente Eva,Pandora abrió la caja, dejando escapar todos los males del mundo, quedando dentro solo la esperanza. Por ello, Prometeo fue castigado al Tártaro, un lugar incluso más profundo que el inframundo.

Son muchas las autoridades de las letras que durante la historia han considerado estrecha similitud entre ambos acontecimientos y, aunque de manera distinta, han aceptado, sin lugar a dudas, la imputación de la mujer como el objeto vinculante que desataran sobre el mundo el pecado, la enfermedad y el sufrimiento. Lo que con todos mis respetos a rapsodas, escribas, apóstoles, profetas, y al mismísimo Espíritu Santo; que para colmo se representaba como una paloma, parece ser que, desde que se inventaran signos, alfabetos, letras y palabras, la narrativa universal siempre ha sido injusta con la mujer, a la que consideraron inmaculadas vírgenes, majestuosas sacerdotisa, mojas y reinas, o perversas “brujas de Salem”, anulando el potencial humano, que por suerte en la actualidad, vienen demostrando en cualquier cargo de responsabilidad público o privado, como empresaria emprendedora y luchadora, además de madre o esposa…

Como decía, podrían compararse infinidades de historias que han vuelto a repetirse, por ejemplo: los vestidos de Luis XV – los trajes de Camp; “los siete niños de Écija – “los ERES de Andalucía”; Alí Babá y los cuarenta ladrones – la trama del caso Gürtel; la gripe española – la Covid-19, o la de esta historia: “la caja de Pandora – la caja B del Partido Popular. Que igual que en todas las anteriores, un mediático circo de jueces sin juicio, cotorras y papagayos repetirán sus mentiras hasta acabar con el mensajero, como ocurriera con Prometeo, pero los dioses culpables, seguirán en el olimpo del poder. Y lo mismo que la caja de Pandora, está caja B, nos salpicará de nuevo de inmundicias, corrupciones, robos y malversaciones, mientras esperamos desesperadamente esa esperanza que otra vez quedará encerrada.

COMENTARIOS