Quantcast
El tiempo en: Málaga
Martes 28/06/2022  

Escrito en el metro

Refugios

Este Metro es el refugio más seguro ante una gran catástrofe, aunque parezca agorero estas cuestiones siempre hay que tenerlas en cuenta

Publicado: 16/03/2022 ·
13:01
· Actualizado: 16/03/2022 · 13:41
Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • Refugiados en el metro.
Autor

Salvo Tierra

Salvo Tierra es profesor de la UMA donde imparte materias referidas al Medio Ambiente y la Ordenación Territorial

Escrito en el metro

Observaciones de la vida cotidiana en el metro, con la Naturaleza como referencia y su traslación a política, sociedad y economía

VISITAR BLOG
  • La distancia de aquí a Ucrania es casi la misma que desde un extremo a otro de España, desde la Isla del Hierro a la de Menorca

Cada vez que veo las imágenes de los habitantes de Kiev refugiados en las instalaciones y túneles del metro recuerdo aquella visita hace diez años de representantes de Protección civil al nuestro. Estábamos en el nivel más profundo de la recién acabada Estación de El Perchel cuando uno de ellos apoyado en una de esas enormes columnas me dijo: Málaga no sabe la suerte que tiene con esta infraestructura. Pensé que se refería a las mejoras que para la movilidad suponía, pero fue más allá: Este Metro es el refugio más seguro ante una gran catástrofe, aunque parezca agorero estas cuestiones siempre hay que tenerlas en cuenta.

Este conflicto nos enseña que, más allá del miedo a la confrontación y de la temeridad, es bueno considerar que la bandera de la vieja Europa, la de los verdaderos cimientos solidarios, de extender la paz y la democracia a todo el planeta requiere de un mástil tan robusto como los pilotes de la Esta

Desde entonces, cuando saltan algunas noticias escalofriantes de esas que nos sacuden, como las de hoy, siempre imagino al bajar las escaleras de la Estación como se respondería ante una de esas pesadillas. En varias ocasiones llegué a elucubrar como sería la vida subterránea en sus túneles a finales de este siglo por culpa del calentamiento global. Ideaba así una ciudad en la que pudiera haber parques iluminados con LEDs, áreas de cultivo de plantas básicas para alimentación y, por supuesto, los servicios esenciales. Me servía de inspiración los bien planificados y ordenados túneles de Gibraltar que hace años conocí y que que sirvieron a la población para guarecerse de los bombardeos durante el último gran conflicto bélico. Jamás pensé, como ahora, que el eje de la preocupación imaginativa para refugiarse pudiera ser la proximidad de una guerra a escala mundial. Aunque pensemos que este maldito conflicto está demasiado lejos, no lo está tanto.

La distancia de aquí a Ucrania es casi la misma que desde un extremo a otro de España, desde la Isla del Hierro a la de Menorca. Este conflicto nos enseña que, más allá del miedo a la confrontación y de la temeridad, es bueno considerar que la bandera de la vieja Europa, la de los verdaderos cimientos solidarios, de extender la paz y la democracia a todo el planeta requiere de un mástil tan robusto como los pilotes de la Estación de El Perchel, capaz de contener los envites de cualquier desquiciado mandatario. Hemos aprendido en poco más de un año que el mejor antídoto contra una pertinaz pandemia son las vacunas, a veces inicialmente agresivas con levedad a nuestro propio organismo. Ahora desde Europa hasta nosotros mismo necesitamos diseñar vacunas, un nuevo orden, que eviten el progreso del mal.

TE RECOMENDAMOS