Quantcast
El tiempo en: Málaga
Viernes 25/06/2021

Málaga

Una operación privada para poner fin al dolor de Guille

El pequeño de 12 años, ya libre de dolencia, fue intervenido el 31 de marzo en Málaga con el equipo del doctor Vicente de la Varga

Publicidad Ai Publicidad Ai
Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
  • Junto al equipo médico que lo ha operado.
  • Sus padres dieron con el doctor a través de una búsqueda en Internet al no tener una fecha clara en la sanidad pública
  • “Guille vuelve a ser el de siempre”, explican sus padres

Finalmente, Guille ha tenido que volver a pasar por el quirófano y, esta vez, fuera de la sanidad pública.

Con un dolor en el muñón que no cesaba, a pesar de la intervención con radiofrecuencia a la que fue sometido este pequeño de 12 años en el Hospital Materno Infantil a mediados del pasado mes de marzo, el traumatólogo ortopédico Vicente de la Varga y su equipo operaron a Guillemo Gutiérrez el pasado 31 de marzo.

El resultado no ha podido ser mejor, ya que el dolor en el muñón de la pierna derecha, que le tuvo que ser amputada cuando tenía cinco años debido a un sarcoma de Ewing, y que venía acarreando de manera más intensa desde enero, ha desaparecido totalmente. “Salió del quirófano sin nada de dolor, no se quejaba de nada. Está estupendo y ya quiere volver al colegio, quedar con los amigos. Vuelve a ser el Guille que ha sido siempre. Ha sido desaparecer el dolor y volver a ser él”, comentan sus padres en declaraciones a Viva Málaga.

En la operación, tal y como detallan sus familiares, han quitado el neuroma (regeneración descontrolada e ineficaz del tejido nervioso en una zona lesionada de un nervio periférico) y han tratado el nervio tibial con plasma para que no vuelva a salir.

Ante la situación de no tener una fecha clara en la sanidad pública para la próxima intervención debido a la  la Semana Santa, sus padres dieron en Internet con este doctor, dedicado a la medicina deportiva y que trata lesiones que revisten gravedad. “Nos pusimos en contacto con la clínica y había una lista de espera enorme, pero nos ofrecieron la opción de enviar un correo. A la mañana siguiente nos estaba citando para vernos. Para quirófano estábamos hablando de que no podía tratarlo hasta finales de abril o principios de mayo, pero nos dijo que no iba a dejar sufrir a un niño. El caso se lo ha tomado muy en serio y nos han tratado de manera fabulosa”, explican.

Su dolencia


Un dolor neuropático en el muñón comenzó a hacerse más fuerte en enero. Ni infiltraciones, varios medicamentos, técnica de radiofrecuencia o, incluso, antidepresivos, pudieron hacer frente a este dolor causado por la formación de espículas óseas, que ha puesto fin esta operación y le ha devuelto la alegría.

COMENTARIOS